Cumbre para la paz en Siria: las potencias aliadas insisten en que «no hay futuro» con Bashar al Assad

0
215

El Grupo Internacional de Apoyo a Siria (GISS), dirigido por Estados Unidos y Rusia, se reunió en Viena para intentar relanzar las negociaciones de paz en el país de Medio Oriente devastado por la guerra y abordar una eventual transición política. El GISS está formado por 17 países, entre ellos Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí e Irán, y tres organizaciones internacionales que incluyen a la Unión Europea.

Los asistentes redactaron un documento centrado en fortalecer el inestable alto al fuego que afecta a parte del país, y la mejora de la entrega de ayuda humanitaria. En la cumbre participan el secretario de estado, ministros y viceministros de exteriores de más de 20 países.

La cumbre fue presidida por el secretario de estado de los Estados Unidos, John Kerry; por el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov; y por el emisario especial de la ONU para Siria,Staffan de Mistura.

El encuentro comenzó a las 9:00 de este martes y las grandes potencias discutieron las posibles salidas al conflicto que lleva cinco años. Los tres objetivos fijados por la diplomaciaestadounidense son «consolidar el cese de las hostilidades, garantizar un acceso humanitario a todo el país y acelerar la transición política». Ese tercer punto es el que plantea mayores obstáculos. Los negociadores buscan poner en marcha a partir del 1 de agosto un órgano sirio de transición política previsto también por una resolución de la ONU, pero muchos observadores ven difícil que se cumpla con ese plazo.

John Kerry dijo que esa fecha es «objetiva» y no un plazo límite para la transición en ese país. Por su parte Lavrov dijo que «Rusia no apoya a Assad sino al ejército sirio contra el terrorismo».

 

Según informó un alto responsable del Departamento de Estado, la coalición de la oposición siria está más abierta a distintas modalidades de negociación mientras que el régimen de Bashar Al Assad en Damasco, que apoya oficialmente las negociaciones, todavía no se ha comprometido.

«No hay un futuro sostenible para Siria con Al Assad», afirmó el ministro alemán de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier cuando arribó a Viena. «Es por esto que debemos discutir, bajo los auspicios de la ONU, las modalidades de un gobierno de transición y poner las cosas en la buena dirección».

El responsable alemán indicó ante la prensa que en los últimos tres meses, desde que se pactó un acto el fuego, se han logrado avances y un apaciguamiento de los combates en algunas zonas del país, en las que los sirios han podido incluso «volver a sus casas».

«Desafortunadamente parece que algunos persisten en que quieren perseguir una solución militar, una ilusión que tiene que llegar a su fin para poder buscar una solución política», indicó el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, quien a su llegada afirmó que la «política» es la única salida al conflicto y para avanzar en ese camino hace falta «un alto el fuego» que «excluya a los terroristas».

John Kerry aseguró que las ciudades asedidadas en Siria, recibirán ayuda lanzada desde los aviones y quienes violen la tregua serán expulsados de las negociaciones de paz.

El destino de Al Assad es la cuestión clave que opone a las potencias mundiales y regionales del GISS, Rusia e Irán están a favor del esfuerzo diplomático del grupo pero al mismo tiempo son un apoyo decisivo del régimen sirio en el terreno.

Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here