Denuncian que el 95% de los spinners que se venden en el país son «truchos»

0
681

El fidget spinner es el juguete del momento. Todos los chicos lo quieren. Se hizo muy popular el año pasado y causó furor en todo el mundo. Sin embargo, comenzó a preocupar a padres y docentes debido a los peligros que representa. Para peor, desde la Cámara Argentina de la Industria del Juguete advierten que los que hay en el país son, en su gran mayoría, ilegales. En el aeropuerto internacional de Ezezia se secuestraron 43 mil piezas en sólo cuatro días.

En un concepto básico, este artilugio cabe en la palma de la mano y consta de tres aros unidos entre sí. En el centro, otro círculo hace las veces de eje giratorio. Y esa es precisamente la gracia: hacerlo girar, girar y girar.

Fue inventado hace un par de décadas y su propósito era ayudar a niños con autismo o trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) con la ansiedad. De hecho, las cajas de estos juguetes lo promocionan así, como un producto infantil contra el estrés.

Hoy se pueden ver los spinners en las paradas de los colectivos, en los parques y, por supuesto, en las escuelas de los Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de los que se ven el país son truchos o entraron de contrabando.

«El 95% de los que se venden hoy en el país son ilegales. Algunos entraron de forma irregular por las fronteras con los países limítrofes. Otros son fabricados aquí ilegalmente con impresoras 3D», manifestó Matías Furió, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, que recientemente publicó un informe sobre este tema.

«Estos son muy peligrosos para los chicos porque no tienen certificado de calidad del INTI. Es decir, no fueron probados antes por un laboratorio», agregó Furió en su charla con Clarín. «Los spinners tienen piezas que podrían causar daño a los niños, como rulemanes y pilas con plomo, que son tóxicas». Y aseguró que estos se venden de forma ilegal por internet, en la calle y en «comercios poco serios».

Justamente, desde la Aduana le informaron a Clarín que en la sección de control de equipaje del aeropuerto de Ezeiza se incautaron en las últimas 96 horas a razón de 10.750 piezas por día, en su mayoría a pasajeros de origen chino.

El spinner puede ser también un arma mortal. Una mujer de Texas vivió una terrible experiencia con su hija. Compartió un mensaje para advertir a otros padres sobre los peligros de asfixia que sugiere este pequeño juguete.

Kelly Rose Joniec narró que su hija de 10 años, Britton, casi se muere al atragantarse con uno de los imanes del juguete. El accidente ocurrió en la auto cuando volvía a la casa. Al darse cuenta lo que estaba pasando, la llevó al hospital. Allí los médicos revelaron que la pequeña pieza de metal estaba en el esófago de la niña.

Según contó Furió, en Argentina hay una «demanda creciente de este juguete» y su valor varía entre 140 a 400 pesos. «Como hay poco y hay mucha demanda, lo venden a cualquier precio», explicó el empresario, dueño de Mega Price.

Furió adelantó que en ya se está fabricando el juguete en el país, de forma legal y que estaría a la venta en 20 días. «Ahora se está ensayando el artefacto en los laboratorios para certificar su calidad y seguridad».

El empresario señaló que el spinner es para niños mayores de tres años. «Todavía se tienen que especificar si pueden jugar solos o acompañados con un adulto». También reveló que ya diez importadores que pidieron permiso de importación para traer el juguete a Argentina. «Los que se venden hoy son fabricados en China y entran al país de contrabando», denunció el titular de la cámara del juguete.

Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here