Dilma Rousseff: «Mauricio Macri es el neoliberalismo radicalizado»

0
220

El lobby del octavo piso de la Universidad metropolitana para la educación y el trabajo (UMET) luce como un centro de campaña «K». Horacio González y Ricardo Forster se destacan entre los intelectuales. Daniel Filmus se abraza con Leopoldo Moreau y los dos saludan al sindicalista Roberto Baradell y a Leandro Santoro. El anfitrión, Víctor Santa María, líder del gremio de los encargados de edificios, le comenta a uno de sus visitantes que se avecina un fin de año difícil y con perspectivas poco claras.

Todos esperan una charla de algunos minutos que está prevista de forma reservada con la ex presidente del Brasil Dilma Rousseff. Ella vino invitada por la institución académica para ofrecer la conferencia magistral «Democracia, Derechos y Justicia Social», que constituye la clausura del Curso Internacional «América Latina: ciudadanía, derechos e igualdad».

«Macri es el neoliberalismo que ya conocemos», le dice Rousseff a InfobaeTV. Esquiva el tema del caso Odebrecht, defiende a su mentor Lula da Silva y hace lo propio de manera contundente con Cristina Kirchner ante las acusaciones de corrupción: «Presidentes como Lula o Cristina que se atrevieron a generar redistribución de la riqueza son vistos como enemigos por la oligarquía neoliberal. Y a los enemigos se los destruye».

Aquí, las 17 definiciones de Dilma Rousseff que califican a personajes como Donald Trump, Jose Temer o analizan la situación de Brasil, la pobreza, el socialismo y el futuro del planeta:
Siento mucho lo que pasa en el Brasil. Sufro mucho por el país

¿Rabia por los que me destituyeron? Rabia se puede tener con quien uno tiene relaciones cercanas, con quien se tiene implica una cierta intimidad. Uno no puede tener rabia de los traidores. Apenas desprecio.

Yo creo que Donald Trump lanzó una luz sobre lo que está aconteciendo en el mundo. Es la consecuencia socio-político-cultural del neoliberalismo aplicado sin ninguna barrea, sin, más que sin límite, sin autoregulación o autocontrol.

Ese neoliberalismo implicó el crecimiento de una riqueza de manera inequívoca pero apropiada por pocos.

El crecimiento de la desigualdad tornó a las personas presas de una propuesta que, las personas desapoderadas no creen más que la política puede traer algún beneficios, optan por otra solución.

Yo creo que el gobierno de Mauricio Macri tiene una característica: propone un Estado mínimo, la desregulación, radicaliza el neoliberalismo que fue implantado antes del período Kirchner y creo que aquí va a crecer la desigualdad, la pérdida de derechos, lo que es muy grave y muy similar a lo que ocurre en Brasil.

Con Cristina Kirchner compartíamos valores y una propuesta. Podíamos tener diferencias entre nosotras y claro que las teníamos. Son países diferentes pero con la misma concepción.

Compartíamos una visión de crecimiento del continente y de la democracia latinoamericana.

Nosotros en Brasil sacamos de la pobreza a 36 millones de personas y elevamos a 40 millones en la clase media. Con Cristina también se hizo una política de redistribución en la riqueza.

Yo creo que en América Latina los gobiernos nacionales, populares y democráticos siempre tuvieron un sistema de denuncia basados en corrupción. Sin embargo, la historia demostró que esto era falso.

Yo creo que lo que pasa con las oligarquías financieras, algunos empresarios y otros sectores es que percibieron la oportunidad de implantar un regimen que de otra forma no habrían conseguido imponer.

Yo no tuve acusaciones de corrupción. Lo que hicieron fue criminalizar mi gestión fiscal. Mi impeachment fue por tres decretos que no totalizan ni el 0,01 del presupuesto de gatos referidos a educación, hospitales y justicia y un plan ZAFRA que beneficiaron a los agricultores.

Yo creo enteramente en la inocencia de Cristina Kirchner.

Con ella están haciendo lo mismo que hicieron conmigo. Lo mío fue un golpe parlamentario. Con ella eso asumió la forma de una campaña electoral. Yo gané. Ustedes podrían haber tenido la victoria de Daniel Scioli.

Se implantó una cierta suspensión de la democracia. No toda, sino una parte, con el fin de conseguir una enmienda constitucional que congela por 20 años el gasto en salud, educación, ciencia y asistencia social y libera el gasto para los gastos financiero y de los servicios de la deuda externa.

Encuentro similitudes entre Luis Inazio Lula da Silva y la doctora Kirchner. Presidentes como Lula o Cristina se transforman en enemigos del sistema neoliberal. Y a los enemigos no se los combate. Se los destruye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here