El nuevo ministro de Energía viajó a Estados Unidos para transmitir señales de continuidad tras la salida de Aranguren

Negociación

0
154

Llevar tranquilidad al gobierno de Donald Trump ante un cambio de ministros en un área sensible, alentar el adelantamiento de las inversiones en Vaca Muerta y plantear que los aumentos de tarifas en el sector energético estarán planchadas en el 2019. Bajo estas premisas, el flamante ministro de Energía, Javier Iguacel, viajó a Washington para reunirse con su par de energia norteamericano Rick Perry.

Fue una reunión breve pero suficiente como para que Iguacel transmitiera un mensaje claro a Estados Unidos: que la salida de Juan José Aranguren del gobierno de Mauricio Macri no implicará para nada un cambio de política energética en la Argentina. No fueron más de 50 minutos a solas pero resultaron suficientes para Iguacel en su meta de transmitir a Perry que la Argentina sigue en el rumbo iniciado por Macri y que la salida de Aranguren no implicará cambios mayores.

Según revelaron a Infobae fuentes calificadas de la diplomacia argentina, Iguacel definió este viaje a Estados Unidos a menos de una semana de asumir por recomendación del propio Macri y le sirvió para llevar tranquilidad al gobierno de Donald Trump y a los inversores norteamericanos.

No era un dato menor para Estados Unidos y llamó la atención entre inversores norteamericanos la salida sorpresiva de Aranguren del gobierno. Es que el ex ministro de Energía había estado en Houston para un road show de petroleros por el proyecto de Vaca Muerta hace menos de un mes y nadie pensaba que se iba a ir del gobierno. Por ello, la visita de Iguacel fue crucial para llevar calma y dar señales de continuidad en la marcha del rumbo económico emprendido por Macri.

«Fue una reunión muy productiva y positiva», le dijo Iguacel a un funcionario del gobierno que aguardaba en buenos aires. Si bien Perry no tendrá una gran influencia en lo que puedan hacer los inversores norteamericanos, en el gobierno argentino creen que es un interlocutor muy válido y accesible para llevar un mensaje de continuidad y estabilidad al mercado norteamericano.

En el mensaje que el ministro de Energía le llevó a Perry y a toda la administración norteamericana también estuvo incorporada la idea de que Argentina acelerará de inmediato el plan de inversiones a largo plazo en Vaca Muerta para sumar a las empresas de petróleo al proyecto más importante de la historia energética del país.

A la vez, Iguacel transmitió a Perry que después de los aumentos tarifarios de septiembre y octubre próximo la Argentina hará una pausa en el esquema de incrementos de su capacidad energética.

No obstante, el flamante ministro de Energía alentó a los inversores norteamericanos a apostar fuerte por la Argentina teniendo en cuenta que «el rumbo de reformas que encaró Macri no se detendrá», según detalló un funcionario que tuvo contactos con Iguacel en las últimas horas.

De esta manera, el viaje relámpago del flamante ministro sirvió para llevar tranquilidad a los mercados, la política norteamericana y los inversores. También para exponer que la salida de Aranguren no implicará cambio alguno en la Argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here