Fantino se bancó las burlas en su propio programa

0
146

“Qué noche de mierda”. Así, sin vueltas. Con esas cuatro palabras, Alejandro Fantino abrió Animales Sueltos luego de que Boca se quedara afuera de la Copa Libertadores. La misma que ganó seis veces en su historia. Y durante 5 minutos (tiempo prudencial en televisión) se bancó toooodas las gastadas habidas y por haber por la derrota por penales frente a Newell’s.

Inmediatamente, la pantalla se partió en una imagen penosa para los hinchas de Boca: por un lado estaba Fantino, tristísimo, y por el otro, la foto de la hinchada del club rosarino festejando la victoria. El encargado de la gastada -informó el conductor- fue el director de cámaras.

“Esto lo hace Jorge Torelli, que encima es de River. ¿Desde qué lugar moral ponés esto?», le dijo Fantino, recordándole el no tan lejano descenso del club millonario. Pero no hubo caso. Las cargadas siguieron. Y encima después apareció la voz en off deEmilio «Tucho» Dei-Cas, productor del programa… ¡e hincha fanático de Newell’s! «Este es el famoso Newell’s que se fue a la Boca y salió campeón. Como en el 91, quedaste afuera. ¡Chau, papá!», le enrostró el simpatizante leproso.

Lo peor llegó luego, con una foto de la serie sobre zombies The Walking Dead, pero transformada para el caso como “The Boking Dead”. La imagen era de los muertos vivos, pero con la camiseta de Boca. El slogan era lapidario, en sentido literal: “Esta temporada, más muertos que nunca”.

«Gastame ahora y no me rompas los hue… Agacho la cabeza y tirá todo lo que quieras», pidió Fantino. Y las cargadas siguieron, claro. «¿Pero de la mancha de ustedes qué me decís?», le frenó el carro Alejandro a Torelli.

Entre otras cosas, también le pusieron la marcha fúnebre. La situación lo justificaba (sin herir suceptibilidades): Newell’s eliminó a Boca en los cuartos de final de la Copa, tras empatar los dos partidos 0-0 y vencer 11-10 en una maratónica definición de 26 penales, récord para la historia del torneo. El rating fue acorde: 38.8 puntos de pico al momento del último remate, el de Maxi Rodríguez. El que desató el delirio leproso. Y la posterior cargada para Fantino.

Ciudad.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here