Ingresaron a un hospital, amenazaron a un hombre internado y le robaron $2500

0
81

Un médico del Hospital Emilio E. Rodríguez de Quitilipi, Chaco, denunció en sus redes sociales que un paciente fue víctima de un robo mientras se encontraba internado. Dos hombres, que fueron captados por las cámaras de seguridad del centro de salud, ingresaron a la habitación y se llevaron $2500.

Víctor Hugo Ramírez detalló que un hombre de 51 años, que permanece hospitalizado con colostomía, sonda vesical permanente y que no posee sus dos miembros inferiores, fue asaltado en una habitación del centro médico.

“Los delincuentes le taparon la boca y tras amenazar con matarlo le robaron su dinero”, escribió Ramirez y agregó que los médicos llevan mucho tiempo pidiendo por mayor seguridad en el hospital. “Las autoridades encargadas de brindarnos seguridad brillan por su ausencia y por su silencio. Estamos a la buena de Dios, desprotegidos por completo”, expresó el hombre.

Además, añadió: “Hay que ser muy HDP para entrar a robar a un hospital, a un paciente internado, pero lo hacen sabiendo que no hay ningún personal policial presente, lo hacen porque pueden, porque no hay nadie que les impida. El hospital de Quitilipi es presa fácil”, sostuvo.

El médico relató el riesgo constante en el que se trabaja en el centro médico. “Llegan pacientes de todo tipo, a veces totalmente descontrolados, con familiares a veces muy violentos. Por eso hace mucho que se pide a la Comisaría una presencia policial permanente, pero la respuesta siempre es negativa”, aseguró y cuestionó: “Si a este paciente internado lo mataban durante el robo, ¿Qué iban a decir? ¿Cómo iban a explicar lo inexplicable?”.

La respuesta del hospital

Tras la repercusión que tuvo el posteo del médico, la policía actuó de oficio e investiga el hecho. Mientras tanto, las autoridades del establecimiento pusieron en duda la versión.

El director del hospital, Néstor Orescovich, habló con Diario Norte y manifestó que los relatos del hombre asaltado no eran coincidentes entre sí y lo atribuyó a su delicado estado de salud.

Orescovich aseguró que el paciente “no tiene familiares cerca ni maneja dinero. Es atendido por una trabajadora social que lo asiste con las compras necesarias. Hablamos con él pero a cada uno nos contó cosas distintas sobre el hecho porque no está muy lúcido”.

Por los dichos de las autoridades, Ramírez ratificó su publicación aseguró: “Todo pasó tal cual lo conté, en la cámara se ve a dos sujetos que ingresan a la habitación a las 13.13 y salen a las 13.20. Después el paciente empezó a los gritos y le explicó el hecho a una enfermera, quien me pidió que intervenga. Fuimos a ver si quería hacer la denuncia pero estaba muy asustado”, relató el doctor al medio local.

”Acá no se inventa nada, estamos indefensos porque no hay custodia policial”, sostuvo y concluyó: “Justo en ese momento trataba de comunicarme al 101 y al 911 porque familiares de otro paciente estaban violentos, amenazando con prender fuego si no les daba una derivación, pero la Policía nunca respondió”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here