«Maravilla» Martínez admite que el campeón Murata «es el más accesible» entre los medianos

0
308

Un joven de 21 años que estaba desaparecido desde hacía un mes fue hallado sin vida en la Reserva Ecológica de la ciudad de Buenos Aires, en la Costanera Sur de Puerto Madero. Se trata de Franco Martínez, cuyo paradero se desconocía desde el pasado 23 de julio, después de haber salido de su casa en la ciudad bonaerense de Lomas de Zamora.

El cuerpo de Martínez fue encontrado ahorcado. Tenía la misma ropa con la que se había ido de su casa. Su familia lo reconoció durante la madrugada de hoy, después de dudas que surgieron al principio sobre la identidad del cadáver. También en redes sociales dijeron que descartan que el joven se haya suicidado y pidieron por “una investigación seria”.

“Franco descansa en paz. Ese falso escenario disfrazado de suicidio no me lo creo. Vamos a buscar la verdad. Todo turbio desde el día 1″, escribió Lisette, hermana de Franco, en la red social Facebook.

Cuando lo comenzaron a buscar, los allegados de Martínez iniciaron una campaña para localizarlo. Así crearon una cuenta en llamada “Todos por Franco”. En la misma publicaron hoy un comunicado a través del cual aseguraron: “La fiscalía 11 de CABA no nos atiende los teléfonos. El fiscal nos informó que ya quiere cerrar abruptamente la causa y cremar el cuerpo de nuestro hermano bajo la carátula de ‘suicidio’”.

Y expresaron: “La familia rechaza esta hipótesis y exige una investigación seria. Es inaceptable que la fiscalía se niegue a hablar con nosotros y quiera eliminar el cuerpo de Franco”.

Los familiares de Franco iniciaron una campaña para hallarlo y realizaron varias manifestacionesSegún contó la familia, la tarde del 23 de julio Franco salió de su casa ubicada en Villa Albertina para ir hacia Capital Federal. Había cargado su tarjeta SUBE para hacer un viaje ida y vuelta desde Lomas de Zamora, y había pedido otro permiso de circulación para también dirigirse a Almirante Brown, donde iba a visitar a su hermana Lisette.

“Esto acredita que no tenía intención de cometer suicidio”, consideraron desde la familia del joven, que no volvió a comunicarse con él desde ese mismo día. La denuncia por averiguación de paradero se radicó 48 horas más tarde.

La investigación del caso quedó a cargo de la UFI 16 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, que de acuerdo a lo informado por los denunciantes, “hizo oportunamente lo que se denomina una autopsia psicológica a través de profesionales psiquiátricas, y determinó que Franco no era una persona con tendencias suicidas”.

Desde su entorno, afirmaron que Franco no conocía la Reserva Ecológica. También dijeron que les llama la atención que haya ido hasta allí en medio de las restricciones por la pandemia de COVID-19.

“¿Cómo habría hecho para ingresar (a la Reserva Ecológica), sorteando todos los puestos policiales y las cámaras? ¿Cómo puede explicarse que habría estado 29 días colgado de un árbol sin que nadie lo viera? Estos son sólo algunas de las dudas razonables que planteamos”, aseguraron.

En el comunicado, la familia también exige tener acceso a todas las cámaras de la Reserva Ecológica, “lo cual hasta el momento sospechosamente nos fue denegado”.

Fuentes policiales informaron que el cuerpo estaba a unos 500 metros del camino a los Plumeros. Por su estado de descomposición, estimaron una data de muerte entre una semana y 20 días. Los restos fueron enviados a la morgue judicial porteña.

Los Bomberos de la Ciudad que acudieron al lugar después de un llamado anónimo al 911, hallaron además un teléfono celular entre la ropa del joven, cuyo peritaje será clave para poder para lograr determinar los últimos pasos desde la desaparición.

Fuente: telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here