Mi Regreso

0
308
Foto: Web

 

Se me ha pegado un duende

Plañidero y aquí estoy de regreso,

¡Banda Mía!

Bajo el estribo; corro hasta tu fuente.

El sol me hiere de abrazo y bienvenida.

Apremian cirios rojos mis ojeras,

Lluvia de gozo estampada en  mi maleta

Y un ligero temblor en mi mejilla.

Me detengo en el vértice soñado

Admiro los canteros-La Avenida-

Bajo el rincón de pérgolas gastado

El viejo veredón, me cuenta cuitas

Y el héroe desde el bronce, me enceguece

Con la historia  de su hidalguía

¡Por Dios! ¡Es mi ciudad!

Nada cambiado

De muy adentro me brota la alegría.

Los pequeños discuten por sus juegos;

La hilera de paraísos, los cobija

Y al amparo de viejas tradiciones

El siglo se demora en la sonrisa

Llego a mi barrio sud

Y la mañana me embriagaba

Con las rosas de Dileo.

En la plaza anuncian,

De la Patria, el jubileo.

Las vecinas saludan afectuosas

En el umbral amable de su tiempo.

Recorro tus arterias polvorientas

Y mi censo interior se se enriquece

Con la dicha fugaz de una mentira.

Te descubro con otras inquietudes

Tras la infanta que quedó en la escuela-

María Adela Agudo con ojos afiebrados

Hamacando, en el patio, sus quimeras

Y don Lázaro busca en sus archivos

De tu historia y origen, la grandeza

Veré después tu puente majestuoso

Del Río Dulce lamiendo ribera

De peña singular, donde las cajas

Lloran su bardo, golpeando chacareras

Y la dama nocturna las remeda

Rocío de nácar y de trino entre las cuerdas-

Déjame estar en la esquina

Donde empeñaba viajera de lo eterno

La esperanza, donde luces y sombras

Se confunden y el amor recupera

Las distancias, donde el hijo

Prolonga con sus hijos

El legado inmortal de tus hazañas-

Himno de paz decrece desde el coro

Y el pueblo te edifica con su esencia

Recíbeme, solar de mi reposo

Punto final de mis empresas.

Quiero enraizar mi soledad a tu canto

Con esa alma trovera bandeña.

Velva Barrionuevo de Peralta