Morán, Francella y Brandoni en un estreno que no defraudó

0
433

El domingo a la noche Telefe estrenó la tira semanal, “El hombre de tu vida”, que posibilitó dos regresos de peso a la pantalla chica: las del cineasta Juan José Campanella y del actor Guillermo Francella.

Una puesta de calidad cinematográfica y un relato destinado a encantar a los televidentes se desarrolló durante poco más de 40 minutos donde no hubo tanda publicitaria.

“El hombre…” comenzó con una larga cita amorosa en un café entre el protagonista y Ana (Virginia Innocenti) que terminó abruptamente cuando él, que se presentó como Miguel Ángel, un exitoso abogado, le confesó “no te merecés que te haga esto. Todo esto es una mentira”.

El inicio de la historia escrita entre el director de “El secreto de sus ojos” y Marcela Guerty fue teniendo su explicación al presentar a Gloria (una solvente Mercedes Morán) que es dueña de una agencia de búsqueda de pareja para mujeres solas y como prima de Hugo le ofrece “trabajo” como asistente a esos encuentros.

“La idea es que estas mujeres se vayan de la cita con vos con ganas de seguir participando”, le resumió ante la resistencia de su primo que considera al asunto como un engaño liso y llano.

Para tratar de resolver el dilema moral que le permitiría revertir su situación de flamante desempleado, Hugo decide concurrir a una iglesia para confesarse, pero allí se encuentra con el cura Francisco, un personalísimo religioso al que Luis Brandoni potencia con su probado oficio.

“La gente recurre a las cosas en las que no cree cuando está desesperada”, le revela el párroco antes de contarle que ingresó al seminario a los 40 años.

La aguda mordacidad de Francisco se topa con el relato de cuento de Hugo acerca de su vida lineal y feliz que se desmoronó de repente al quedarse sin esposa y sin trabajo y con un hijo adolescente (Tupac Larriera) a cargo.

Para rematar el capítulo inaugural, Hugo se relacionó desde la verdad con Ana pero decidió terminar el fugaz vínculo con una mentira y acabó aceptando la propuesta laboral de Gloria.

Ella, feliz por haber conseguido el ladero ideal para potenciar su negocio sentimental, despidió a una clienta comentándole que el candidato al que le presentará “no sé si será el hombre de tu vida, pero uno nunca sabe”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here