Puntazo en la altura: agónicamente, Boca le empató a Bolívar y da pelea en su grupo

0
375

Boca llegaba a la tercera jornada del Grupo 3 de la Copa Libertadores con cierta exigencia. Es que si bien había arrancando con un punto de visitante, luego no pudo hacerse fuerte de local y otra igualdad lo ponía prácticamente ante la obligación de no tropezar en la difícil altura de La Paz. A 3.600 metros sobre el nivel del mar visitaba a Bolívar con la imperiosa necesidad de sumar para dar batalla en la clasificación.

Pero, como era quizá de esperarse, el arranque no fue nada alentador para el Xeneize. Es que rápidamente se lo pudo ver visiblemente afectado por la altura y la asfixia se hacía notar en cada uno de los protagonistas visitantes. Para colmo de males, Guillermo Barros Schelotto debía meter mano rápidamente porque uno de los referentes se lesionó, Daniel Díaz. Y el elenco local propinó el golpe en cuanto pudo. Antes de la media hora de juego ya se ponía en ventaja gracias a un bombazo de Erwin Saavedra. Y aunque los bolivianos se mostraban como un equipo bastante débil, las condiciones extra futbolísticas no le permitían a Boca plantear una lucha de igual a igual.

La reanudación del juego insinuó ser bastante similar, debido a que en pocos minutos Callejón y Bejarano se habían encargado de hacer temblar al fondo xeneize. Pero poco a poco, los dirigidos por Guillermo se mostraron con el carácter y la decisión de no querer marcharse con las manos vacías. Así fue que lograron sobreponerse a los condicionamientos a fuerza de voluntad y dieron pelea.

Pero los minutos corrían y el festejo se hacía esquivo. Sin embargo, cuando parecía que no había tiempo para más, el árbitro uruguayo permitió ejecutar un tiro libre con el tiempo de recupero ya cumplido. A Boca le regalaban una última chance y no estaba dispuesto a dejarla pasar. Fue entonces que Federico Carrizo se convirtió en héroe al ejecutar un violento remate que terminó en el fondo de la red.

El Pachi logró romper una racha de 467 minutos sin que el Xeneize pudiera marcar goles (el primer tanto del certamen continental y de la Era de los Mellizos) y, aunque sigue fuera de los puestos de clasificación, metió a los suyos en la pelea de un parejo grupo. Todavía hay vida…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here