"Solucionamos todo en la cama"

0
249

Siempre la veíamos sola a Mariana Nannis. Ella vivía algunos escándalos, sus hijos acaparaban la atención de todos, pero el Pájaro ni asomaba el pico.

De bajo perfil, siempre, Claudio Paul deja que su familia haga lo que quiera pero se mantiene cerca. Nada más alejado de una crisis: al parecer, la pareja vivió una luna de miel: “Vinimos a Río para tener otra Honeymoon” dijo ella, feliz, posando con un vestido dorado tremendo en plena playa del centro de la ciudad.

El dato: la rubia se comió un pancho (“Cachorro quente”) como cualquier turista, en un puesto callejero. La rubia explicó que fueron a esa ciudad porque su marido tenía algunos compromisos deportivos alli y “Siempre lo acompaño. Nos gusta salir a comer y caminar por la playa de noche. Nos metemos al mar mientras la gente juega el fútbol y al vóley en la playa”.

Para meterle picante, señaló que le gusta el pueblo brasileño porque “siempre está contenta la gente, diferente a los argentinos. El argentino se vive quejando, si le va bien, si le va mal. Es como un chip que tiene incorporado”.

Sin embargo, elogió el hecho de que haya un presidente mujer. “No la conozco personalmente, pero me resulta interesante, es mejor para las mujeres argentinas: podría ayudarlas más, entenderlas más”.

Sobre sus planes de radicarse en Río, admitió que “Si me sale un contrato en Argentina viviría acá. Es que en Buenos Aires vivo encerrada, y acá me siento libre”. Nannis también enfatizó que en nuestro país la criticaron mucho: “sí, me mataron. Y no puedo salir a contestar todos los días, yo tengo una vida, no trabajo de eso, no estoy para contestarle a todos los idiotas” desafió.

¿Por qué hablan mal de ella? “Es por envidia y un resentimiento patético” consideró Mariana. “Me envidian porque hace 13 años que no estaba, vuelvo y soy noticia”.

Sobre si hubo alguna crisis con su marido, Mariana admitió que “hubo doscientas mil, como en cualquier pareja, pero hoy no. No es verdad que él se haya enojado porque nos fuimos de Marbella. Si sus hijos vinieron a bailar acá, él tiene que respetarlos”.

Nannis confesó además que no es de esas esposas “perseguidoras”: “Ni lo llamo, digo para qué? Quizá lo molesto. El me llama siempre”.

Y, para que la envidien aún más, remató: “Nosotros, más que marido y mujer, somos amantes”. “¿Si soy celosa? Yo cuido a mi marido, porque es mío y tengo que hacerlo. Creo que estamos juntos y mantenemos la pasión por la cama que tenemos. Con Claudio solucionamos los problemas en la cama”.

Y al parecer, el sexo es lo principal entre ellos porque Nannis redondea: “Lo que más me gusta de él … solamente la cama, otra cosa no me conquista nada”. ¡Lo mató!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here