Tucumán tiene la tasa más alta de suicidios del país

0
367

La Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud de la Nación acaba de dar a conocer la estadística correspondiente a 2015 en materia de argentinos que se quitaron la vida. Esos datos arrojan índices inquietantes para Tucumán y el NOA.

En primer lugar, nuestra provincia presenta la tasa más alta de suicidios, en todas las edades, en lo referido a la modalidad de suicidio más recurrente (no se brindan detalles por una cuestión de ética periodística en el tratamiento de esta problemática). Las tasas de fallecimiento por esta causa se miden, en el sistema nacional, en cantidad de casos cada 10.000 habitantes.

En segundo lugar, en lo referido específicamente al suicidio adolescente, es decir, al de jóvenes de entre 15 y 24 años, las tres provincias que lideran esa dolorosa tabla nacional son de esta región. Primera se encuentra Salta, segunda se halla Tucumán y tercera está Jujuy.

En este punto, cabe una distinción. Como puede observarse en el gráfico que acompaña este informe, en la tasa total de 15 a 24 años, Sallta presenta una tasa de tres casos por cada 10.000 habitantes, mientras que la de Tucumán es de 2,6. Sin embargo, cuando se segmenta ese grupo etario en dos, Salta sigue presentando el índice más elevado entre chicos de 15 a 19 años (3,3 casos cada 10.000 habitantes), seguida por Jujuy (2,7) y después por Tucumán (2,5). En cambio, en el segmento de adolescentes de 20 a 24 años, Tucumán está primera con una tasa de 2,8; secundada por Salta (2,7) y después por Jujuy (2,2).

Consultado por LA GACETA, el doctor Walter Sigler, titular de la Dirección General de Salud Mental del Ministerio de Salud de la Provincia, se mostró preocupado por los indicadores; aunque también sorprendido porque manifestó que las estadísticas que maneja el Sistema Provincial de Salud muestran una caída en los índices provinciales. Puntualizó, en ese sentido, que los protocolos para la confección de los índices tucumanos presentan diferencias con respecto a los nacionales. (Ver: La Provincia maneja otras estadísticas)

Las conclusiones del informe del Ministerio de Salud de la Nación activan alarmas sociales porque “se observa un incremento en la tasa global de suicidios en 2015 con respecto a 2013”.

Se hace hincapié, además, en “una amplia diferencia entre sexos” porque el 80% de los casos de suicidios corresponden a hombres. “Los varones presentaron un crecimiento mayor en las tasas que las mujeres”, subraya el reporte.

Hay, además, malas noticias con respecto a los adolescentes: “Al estratificar por grupo etario, se observa un marcado ascenso de casos entre los 15 y los 24 años”.

La Provincia maneja otras estadísticas

El doctor Walter Sigler precisa que no ha recibido aún el informe oficial del Ministerio de Salud de la Nación. Sobre la base de las estadísticas oficiales que obtuvo LA GACETA, el titular de la Dirección General de Salud Mental de la provincia puntualiza que, mientras el organismo nacional consigna los datos correspondientes a 2015, en el Ministerio de Salud de la provincia se manejan ya las estadísticas locales correspondientes a 2016.

“A nivel provincial manejamos que hubo una disminución en la tasa de suicidios: de 11 cada 100.000 habitantes en 2015 a 10 en 2016”, puntualiza. Hace hincapié, precisamente, en esa diferencia metodológica: la nación establece su tasa cada 10.000 habitantes, mientras que Tucumán la mide cada 100.000.

Acerca de que Tucumán sea la provincia con tasas más altas de suicidios en todos los sectores etarios, y que se encuentre segunda en el segmento de 15 a 24 años, el especialista se declaró “sorprendido”. “Hace tres semanas conversé con autoridades de Salud de Tierra del Fuego, que manifestaban su consternación porque sus tasas eran más altas que las de Tucumán”, aeveró.

Con independencia de estos contrastes, Sigler no niega importancia al flagelo del suicidio adolescente. “La problemática debe abordarse de manera interdisciplinaria e intersectorial, porque comprende también a la educación, la justicia, el desarrollo social y la seguridad.

Por caso, destacó que se están dictando capacitaciones específicas para el personal en seguridad, “que tiene el rol más activo cuando el hecho suicida, lamentablemente, se concreta”.

“A la vez, apuntamos a generar las herramientas para detectar los síntomas. Y en ese campo, el docente es clave para la detección del adolescente en riesgo, que a veces ni la propia familia atiende”, advirtió.

Sigler alerta que “lo que principalmente falta en la sociedad son los canales de comunicación y los códigos de convivencia en sistemas familiares. Es decir, están cada vez más bloqueados. Pareciera que se transfirió la comunicación personal y física entre los miembros de la familia a la comunicación mediada por los celulares. Y cuando el contacto no se da con el cuerpo sino con las redes, comienza a faltar la contención afectiva”, distinguió.

“La recomendación que damos siempre a las instituciones educativas y a los propios alumnos es trabajar mucho con los canales de comunicación para que sean más claros y más directos, para que lleguen con contención afectiva. Lo central es cuidar a los adolescentes. Y que ellos se sientan cuidados”, concluyó.

Un drama que crece desde hace 15 años

La problemática del suicidio adolescente fue abordada por LA GACETA en dos informes publicados el miércoles 3 y el domingo 7 de este mes, ante la aparición del macabro juego “La Ballena Azul” y de la serie de Netflix “Por 13 Razones”. Se advirtió, sin embargo, que ese drama viene aumentando desde hace 15 años de forma alarmante en Tucumán.

Entonces, Rogelio Cali, director de Epidemiología del Siprosa, explicó que mientras están bajando los casos de adultos mayores que se quitan la vida, entre los jóvenes la tasa pasó de 6 casos cada 100.000 habitantes en 2001 a 22,8 en el último año: un aumentó de más del 70%.

A ello agregó que son las mujeres las que más intentan quitarse la vida. Pero en los hechos, los varones se mueren más: entre los 14 y 19 años, la tasa es de 15 suicidios de varones por cada 100.000 habitantes, mientras que en ellas es de 4,8 muertes.

Cali mostró también que, según una encuesta del Ministerio de Salud a jóvenes de entre 13 y 15 años, los factores de mayor riesgo que inciden al quitarse la vida son el acoso escolar y la soledad. El 59% declara sentirse siempre solo. El 43% tiene dificultad para dormir. El 30% opina que a sus padres no les interesa lo que hace. Y tres de cada 10 admite que sufre acoso escolar.

La Gaceta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here