Un joven recibió una tiro en la nuca a la salida de un boliche de Laferrere

0
334

Un joven de 22 años quedó en coma farmacológico tras recibir un balazo en la nuca disparado por un policía que lo persiguió porque supuestamente estaba provocando incidentes en la puerta de un boliche de la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, infromaron hoy fuentes policiales.

El hecho se registró en la madrugada del domingo a la salida del boliche «New Pub», en Piedrabuena al 6100 de esa localidad del partido de La Matanza. El baleado Ángel Rojas (22) permanecía internado en gravísimo estado en el Hospital Interzonal General de Agudos Eva Perón (ex Castex), de San Martín.

En tanto, el suboficial, Osvaldo Aquino, quedó detenido por «tentativa de homicidio calificado» y ya fue desafectado de la fuerza por disposición del ministro de Seguridad bonaerense, Ricardo Casal.

Según las fuentes, todo comenzó en el boliche del centro de Laferrere, a pocos metros de la estación de trenes, donde el policía cumplía tareas de custodia en la puerta.

«El suboficial prestaba servicios en el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) en La Matanza, pero se encontraba de vacaciones. En sus horas libres trabajaba como custodio en la puerta del boliche», contó a Télam un jefe policial.

Dos grupos de jóvenes comenzaron a agredirse en el acceso al boliche, lo que motivó la intervención del suboficial, quien al momento del hecho se hallaba vestido con ropas de civil.

«Como siempre ocurre en estos casos, al ver al policía que intervenía, los dos grupos se unieron y comenzaron a agredir al suboficial, a quien le tiraron piedras y todo tipo de objetos contundentes», dijo la fuente consultada.

El suboficial Aquino comenzó a perseguir a uno de los grupos de jóvenes, corrió unos 400 metros y allí comenzó a disparar con una pistola calibre 9 milímetros.

«El hombre dijo que realizó disparos intimidatorios, disuasivos», explicó el jefe policial.

Sin embargo, un muchacho que pertenecía a ese grupo cayó desplomado al piso con un balazo en la nuca.

El joven fue trasladado al Hospital Castex, donde esta mañana continuaba internado en terapia intensiva, en coma farmacológico y con muy mal pronóstico.

En tanto, el policía se presentó en la comisaría local y entregó las dos armas de fuego que portaba, una de ellas la pistola calibre 9 milímetros reglamentaria y otra del mismo calibre de su propiedad.

Algunos testigos que declararon en la causa dijeron que la pistola calibre 9 milímetros que utilizó el policía tenía una mira láser con la cual apuntó a la cabeza del muchacho que baleó.

El jefe policial consultado confirmó la versión difundida por los testigos, pero aclaró que aún está siendo investigado.

El titular de la fiscalía temática de homicidios de La Matanza, Adrián Arribas, ordenó que peritos de Gendarmería Nacional sean los encargados de realizar la evaluación balística para determinar si el joven fue baleado por una de las dos armas utilizadas por el suboficial.

Además, el fiscal solicitó a los investigadores que se busquen cámaras de seguridad en alguna esquina de la zona para intentar establecer si pudieron ser grabados los incidentes ocurridos en la puerta del boliche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here