Un niño mata de un disparo a su padre neonazi en los EEUU

0
78

Jeff Hall murió de un disparo a las 4 am del 1 de mayo pasado, mientras descansaba en el sillón del living de su casa, en Riverside, California.

 Hall, quien lideraba una facción del Movimiento Nacional Socialista -el partido neonazi más grande de los EEUU- había manifestado en ocasiones que sus actividades políticas lo llevarían a la muerte. Lo que no sospechaba, según el NY Times, era que el autor del disparo que acabó con su vida sería su propio hijo de 10 años.

Al parecer el niño -sumergido desde pequeño en la idiosincracia racista de su padre, las ideas de supremacía blanca, su obsesión por las armas y los símbolos nazi- habría decidido asesinarlo, aunque aún se desconoce el verdadero motor del crimen.

Hall, cuya figura había cobrado fuerza al interior de la agrupación durante los últimos meses, no temía manifestar en público su aversión por todo aquel individuo que no sea de raza blanca y más aún, los inmigrantes en los EEUU.

Hall encabezaba operativos de patrullaje de la frontera para impedir la entrada de estos individuos, y solía decir que buscaba «una sociedad blanca».

«Creo en la secesión. Creo en dar mi vida por la secesión» había manifestado Hall, quien -a diferencia de otros miembros del partido- no disociaba su vida política de la esfera familiar. De hecho solía organizar barbacoas y baby showers en el parque trasero de su casa en la apacible zona de Riverside, al sur de California.

Con base en Detroit, el Movimiento Nacional Socialista constituye el mayor grupo supremacista de los EEUU, con alrededor de 400 miembros esparcidos en 32 estados. La lucha contra la inmigración ilegal se convirtió en una de las cuestiones centrales del movimiento. Hall había manifestado que «estaba enseñando a su hijo a utilizar equipos de visión nocturna y armas de fuego».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here