Carlos Carabajal: Una vida dedicada a la música, su familia y su tierra

1
1126

 

El 24 de agosto de 2006, a las 20.40 horas, Carlos Carabajal iniciaba su «gira» por la vida eterna. Su voz pausada, el rasguido de la guitarra y sus pasos lentos quedaron para siempre en el corazón de todos los que lo amaron, idolatraron y supieron reconocer su legado. Se fue con 76 años si pedir más que «tener un campo en el cielo y sembrando estrellas vivir».

Su vida

Carlos Carabajal nació el 12 de setiembre de 1929 en La Banda, fue el quinto de los 12 hermanos varones, hijo de María Luisa Paz y Francisco Rosario Carabajal.

Durante 55 años compartió su vida con Zita Correa y de este matrimonio nacieron 4 hijos, Graciela, Carlos «Peteco», Enriqueta y Raúl «Demi».

También crecieron a su lado Roxana y Valeria, dos de sus nietas, quienes simplemente le llamaban “papi”, y vio nacer a sus 17 nietos y 3 bisnietos.

La música

Las primeras notas de su guitarra se las enseñó su hermano Héctor, y desde chico sintió un gran amor por el folclore. Sus primeras grabaciones de disco fue acompañando a los Hermanos Simón, El Chañarcito, Los Hermanos Ríos, Los Hermanos Toledo, Hugo Díaz, entre otros.

Hasta 1965 integró Los Manseros Santiagueños, en 1967 armó junto a sus hermanos el conjunto Los Carabajal y allí permaneció hasta 1971, cuando comienza su carrera como solista realizando giras internacionales por Bolivia, España y Brasil.

También es importante recordar el dúo que conformó junto a su entrañable amigo Carlos Saavedra, de quien heredó la denominación de Padre de la Chacarera, y que en cada presentación expresaba que tenían la orden del altísimo de “no morir”.

Carlos Carabajal escribió más de 100 canciones que fueron interpretadas por la mayoría de los folcloristas del país, y sin ningún lugar a dudas esas letras serán guardadas en el corazón de cada uno de los amantes del folclore.

Sus palabras

*»En Santiago, los músicos tenían fama de borrachos por ello mi papá, cada vez que se iba a trabajar, desafinaba las cuerdas de la guitarra para que yo no pudiera tocarla. Y yo, como no sabía afinarla, encontré el sonido naturalmente. Descubrí que el sonido del tren, el Central Argentino que iba a Tucumán, estaba en mí. A partir de esa nota y de ese sonido empecé a afinar la guitarra».

*»Me sentaba y tenía tiempo de sobra para pensar. Así me salían las canciones. Venía recorriendo los barrios y yo pensaba solo en Santiago del Estero. Toda la nostalgia la traducía en canciones».

*»Me sorprendo cuando golpean la puerta de la casa y al salir a atender la gente me dice que viajó muchos kilómetros sólo para conocerme. Yo le digo pasen, tomando mate han de ir».

*»Tuve muchas oportunidades de ir a tocar a otros países y de quedarme a vivir en grandes ciudades pero siempre quise volver a La Banda. Cuando mi mama (así sin acento) vivía iba todas las tardes a verla y eso me llenaba el alma y los bolsillos de satisfacción».

Y MIS SUEÑOS

Si me pides que te olvide así,
no podré, no podré,un adiós nunca mata un cariño
no mata una pena, no mata un querer.Si tu vida es todo mi existir
para mí, para mí,
yo no puedo
dejar que destrocen
dos almas que lejos no pueden vivir.Y mis sueños, pobre de mis sueños,
cuando yo despierte con la realidad
yo quisiera dormirme por siempre
contigo en mis sueños
volverme a encontrar.Qué tristeza es no
encontrarte más.
Ay, mi bien, sufriré,
y las cosas que juntos soñamossolito y muy triste las recordaré.Sólo espero que comprendas tú este amor que hay en mí
porque el tiempo que paso sin verte
estás en mi mente como un sueño azul.

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here