Alfonsín retoma la campaña presidencial, lejos del camino de De Narváez

0
92

Las elecciones primarias del pasado 14 de agosto dejaron secuelas en la castigada alianza que mantienen Ricardo Alfonsín y Francisco De Narváez. Tanto, que todo parece indicar que, pese a que mantendrán la Uniónpara el Desarrollo Social, compartirán poco y nada estos casi 50 días de campaña que quedan hasta el 23 de octubre.

Así, mientras Ricardo Alfonsín relanzará este semana su campaña proselitista, en la que predominarán sus recorridas por los grandes centros urbanos, con el objetivo de mantener el segundo lugar logrado en las primarias, De Narváez concentrará todos sus esfuerzos en «provincializar» la elección de octubre, e intentar descontar la ventaja que le sacó Daniel Scioli.

Alfonsín, quien ayer reunió su tropa en Mar del Plata, ya definió los principales objetivos de su campaña: mover a la militancia de todo el país, mostrarse como el único partido con alcance nacional (aparte del peronismo) y comunicar mejor sus propuestas de gobierno.

«Para las elecciones de agosto, estuvimos demasiado enfrascados en el armado político y de las listas, pero para las de octubre vamos a sacar todo el partido a la calle», señaló Miguel Bazze, cabeza de la lista de candidatos a diputados de Alfonsín en suelo bonaerense y uno de sus jefes de campaña .

La idea de Alfonsín es clara: poner el foco en el crecimiento de Hermes Binner, y apuntar a convencer a la ciudadanía de que la UCR es una mejor propuesta que el Frente Amplio Progresista, mucho más después de la crisis surgida en el ceno del poder de Binner en Santa Fe, con acusaciones cruzadas que partieron desde el gabinete provincial mismo del socialismo.

«Nuestra fortaleza es que tenemos afiliados en todo el país, cosa que otros partidos no tienen, y si los hacemos trabajar, vamos a tener a toda la UCR movilizada», se agregó Bazze, en clara diferenciación con el socialismo.

De Narváez, en busca del voto «puntano»

El otro integrante fuerte de Udeso, Francisco De Narváez, sorprendió a propios y extraños en las últimas horas, al iniciar negociaciones con Alberto Rodríguez Saá para lograr su apoyo, en caso de que su hermano Adolfo baje su candidatura en la provincia de Buenos Aires.

«Cansado» ya de las internas y el pesimismo del radicalismo, el peronista busca despegar de algún modo su carrera contra Scioli de la lucha nacional de Alfonsín.

En caso de concretarse un acuerdo con Rodríguez Saá, eso supondría un llamado a cortar boleta en perjuicio de Alfonsín. Y todo se basaría en encuestas que manejan en las huestes del «Colorado», que lo muestran al puntano peleando el tercer lugar con Duhalde, dejando atrás al candidato presidencial de Udeso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here