Asaltan a un fiscal en su casa y se llevan secuestrados a sus hijos

0
440

Un fiscal de Lomas de Zamora fue asaltado en las últimas horas en su casa por tres ladrones que al escapar se llevaron cautivos a sus dos hijos y los liberaron minutos después en Lanús.

Un jefe policial informó que el miércoles, después de las 22, ladrones irrumpieron en una casa de la calle Avellaneda al 1000 y redujeron a sus habitantes, el fiscal Juan José González, su esposa y sus dos hijos, una chica de 25 años y un varón de 24.

Al escapar en su auto Toyota Corolla, los delincuentes se llevaron dinero, objetos de valor y a los dos hijos del funcionario judicial como rehenes, seguidos por otros cómplices en un auto Ford EcoSport.

Según el informante, los rehenes fueron liberados ilesos minutos después en la esquina de la avenida 9 de Julio y la calle San Lorenzo, zona céntrica de la ciudad de Lanús.

La mujer del fiscal habló con los medios tras lo sucedido: «Fue un robo la voleo. Le cruzaron el auto a mi hijo en la esquina y se metieron en casa. De acá se llevaron pavadas: plata, tarjetas y las alianzas». Al no encontrar cosas de mayor valor, los delincuentes secuestraron a sus hijos y fueron a buscar cajeros. «Se los llevaron para sacar mas plata. Tuvimos que esperar dos horas para que los liberen. Por suerte no los lastimaron», reveló la mujer de González.

En la comisaría tercera de Lomas de Zamora, con jurisdicción en el lugar del robo, se instruyeron actuaciones por «robo en finca calificado por el empleo de arma de fuego, privación ilegal de la libertad y robo de automotor».

Quién es el fiscal González

El fiscal Juan José González tuvo a su cargo las investigaciones por los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, integrantes de la Coordinadora de Trabajadores Desocupados «Aníbal Verón», causa por la que el comisario Alfredo Franchiotti y el oficial Alejandro Acosta, ambos de la comisaría primera de Avellaneda, fueron condenados a prisión perpetua.

El 26 de junio de 2002 los jóvenes Kosteki y Santillán fueron asesinados a balazos durante una violenta represión policial cuando participaban de una manifestación frente a la estación ferroviaria de Avellaneda en reclamo de aumento de los subsidios para los desocupados y más alimentos para los comedores populares, entre otros reclamos.

Fuente: la nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here