Badía: "El cáncer me mostró que hay que apostar por la vida"

0
175
Juan Alberto Badía no para por nada, porque la vida no se detiene. El conductor radial y de televisión se enfrentó a seis meses de dura pelea contra un tumor maligno en el mediastino (ubicado entre el tórax y la columna) y no sólo salió airoso, sino también cambiado.

«Cuando me enteré de que tenía un tumor me encerré en y lloraba mientras decía: ‘¡Por qué a mí! ¡Por qué a mí!’. La bronca me duró unas horas», convino Badía en una entrevista con la Gente. Los médicos le diagnosticaron cáncer de mediastino el 9 de noviembre de 2010, y desde ese día emprendió su lucha.

«Pensé mucho, miré una foto de mi esposa, Mariana, y de mis tres hijos -Natalia, Agustín y Bárbara- y me di cuenta de lo dichoso que soy por la familia que tengo. Ahí cambié el enfoque del problema. ‘¿Por qué no a mí?’, me dije, y encaré esta enfermedad de otra manera», expresó el conductor.

Con la mirada puesta en el futuro, Badía afrontó la lucha contra el cáncer desde otro ángulo, más . Digitalizó su archivo y montó un estudio de radio por en su casa de Pilar, desde donde empezó a transmitir su JAB Radio. «La vida me puso una prueba, pero la pude sobrellevar con el amor de miles de personas que, en silencio, decidieron acompañarme. Hoy me siento una persona diferente», definió el conductor.

Badía terminó en el consultorio del médico por los embates del frío en los pasillos de la Televisión Pública, donde conducía «Estudio País», el programa diario por el que está nominado al Martín Fierro en la categoría Conducción Masculina. Pero el de sus análisis era muy distinto al de un simple resfrío.

«Encontraron que mi cuerpo que tenía un nuevo compañero de vida. Un tumor congénito que me abrió las puertas de un mundo desconocido y fantástico al mismo tiempo», expresó Badía con elocuencia. «Tenía la imagen de que el cáncer era algo malo, siniestro. Pero los médicos me hicieron entender que en realidad es un exceso de vida», concluyó.

«Al final te das cuenta que esa es la verdad. Porque se convirtió en un compañero que me hizo vivir situaciones inimaginables y que ahora me está abandonando», comentó el conductor, quien recuperó varios kilos y tiene una imagen más sana que la que ofrecía en el verano, cuando pasó unos días en .

En la pared de su estudio cuelga un banderín de River que dice «Juan» y en los estantes de su biblioteca se puede ver un monitor con la foto de Badía y sus amigos Fernando Bravo, Cacho , Luis Garibotti y Julio Lagos. El conductor los recibió en su casa cuando estaba en de su tratamiento de quimioterapia y hoy la imagen es una postal de su lucha.

También hay viejas caseteras desde las que digitalizó las entrevistas que le hizo a Jorge Luis Borges, Diego Maradona o Marcelo Tinelli. «Hoy la gente puede meterse en JAB Radio y escucharlos», comentó el conductor, que salió al aire en el programa de Bravo el viernes pasado, por Radio .

«El cáncer me puso a prueba, me llevó al límite y me mostró que siempre hay que apostar por la vida», resumió Badía. «Quiero que las personas que están pasando por esto no piensen que todo está perdido», señaló.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here