Cergio Arnaldo Coronel Lugones, 90 años de lealtad y honestidad

0
309

Por Miguel Coria. Especial para LA BANDA DIARIO

El domingo me tocó despedir a un amigo.

Me tocó despedir a un esplendido caballero que jamás sucumbió ante la deslealtad, la farsa y el engaño. Siempre mantuvo esa fuerza inagotable del respeto y la honestidad en todos los rincones de su vida.

Fundó una familia a la cual traspasó esos principios y estoy seguro que esos valores guiarán el camino marcado y será el recuerdo de su paso por este tiempo.

Cergio Coronel Lugones había nacido en La Banda un 21 de julio del año 1929 en el
cobijo de una familia que estaba predestinada a la creación artística. Descendiente del recordado militar santiagueño el Coronel Lorenzo Lugones y hermano del poeta y escritor Dalmiro Coronel Lugones, pero de ello nunca sacó ventaja, ni siquiera lo llevó a usar esas condiciones para conseguir algún fin. Edificó una vida pública y privada digna de ser imitada.

Fue un gran deportista, el fútbol fue su pasión, y no solamente desarrolló su vida deportiva en la provincia, el fútbol lo llevó a participar en distintas ligas del interior de la provincia de Buenos Aires, lugar donde estuvo radicado por varios años. Con el fútbol, tanto en la provincia bonaerense como en su provincia y ciudad natal, obtuvo varios premios y distinciones por su técnica y fortaleza pero sobre todo por su gran caballerosidad.

El ferrocarril también lo tuvo como un gran laburador, ocupando distintos cargos en el donde siempre se caracterizo por ser un hombre de una sola palabra.

Pero su gran pasión fue la política. Fue un militante del Partido Justicialista en Santiago del Estero, pasión que lo llevó a ocupar distintos cargos a los cuales siempre desempeñó con una lealtad inimitable y una dignidad irrenunciable.

Fue concejal y presidente del Concejo Deliberante de La Banda, también ocupó el cargo de director de Deportes de la provincia, director de Municipalidades, cargos donde su paso todavía es recordado por sus compañeros y opositores, a donde siempre latió el pulso de una gran persona y un digno político.

También quiero rescatar su paso por la literatura. Cergio Coronel Lugones siempre
tuvo la sensibilidad de un poeta y escritor. Ello lo llevó a escribir en prosa y a enriquecer la palabra, incluso fue premiado por ello en la Capital Federal, pero siempre supo que en su familia su hermano Dalmiro era el faro de la poesía, sabía que era el ejemplo de la prosa lírica, el alma viviente de la poesía y la nacionalidad, y con gran respeto nunca quiso ocupar el lugar que su hermano había conseguido a fuerza de talento y del don de la palabra que poseía. Solo se limitó a resguardar y difundir su obra hasta los últimos momentos de su vida.

Y hoy emprendió el vuelo final. Hoy sus ojos se cerraron de tanto andar por la
vida. Una vida decorosa, honesta, decente.

Partió tranquilo, en paz, con mucha dignidad, como lo fue su vida. Hace un tiempo
me abrió las puertas de su familia, me hizo sentir parte de ella, me brindó todo su
afecto y apoyo. Me eligió como poseedor de gran parte de la obra del inolvidable y
laureado poeta bandeño del Siglo XX y compartí con él los últimos momentos de su
vida.

Gracias don Cergio. Gracias por el afecto y el respeto. Gracias por todo.

Hasta nuestro reencuentro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here