Cuna de Poetas y Cantores

0
1462
Foto: Jorge Llugdar

Por Mario S. Lescano (*)
Porque desde sus ancestros caló muy hondo la música y el canto, el embrujo de la danza (en La Telesita y el malambo). La copla medular y decidora, herencia del español que añora su tierra lejana (a la cual nunca volvería) y el dolor del indio que llora su derrota en las vidalitas y la baguala. Fue el milagro de esa fusión de razas. Fue la cópula del Cante Hondo y la vidala, de la copla y el canto.

Recordemos que la primera corriente colonizadora de la conquista fue del capitán Diego de Rojas, que parte del Perú en el año 1543. Eran extremeños, del país de la danza flamenca y del canto gitano. García Lorca bien describe la copla y el Cante Hondo venido de Oriente. Es el canto dolido por donde se escapan todos los sentimientos medulares del alma. El Cante Hondo canta como un ruiseñor sin ojos.

Yo digo: canta la nostalgia del amor frustrado o la añoranza de la tierra lejana. El bandeño es terruñero y canta su desarraigo.

Esa nostalgia la encontramos en la poesía de Julio Argentino Jerez, Carlos Carabajal, Truyenque, Peteco y Cuti Carabajal, Néstor Garnica, Cristóforo Juárez, Vicente Castiñeira, Felipe Rojas, Fortunato Juárez, Eduardo, Iber y Mario Lescano.

Los copleros Manuel Rayano y Leandro Gómez, Roxana Carabajal y Ceferino Ledesma, Los Kinsa y el Grupo Cima. También Las Voces Azules, Los Bandeños, Las Voces de Hoy, Los Carabajal, y muchos otros que cultivan con entusiasta pasión el riquísimo legado que nos dejaron los grandes de la música y el canto.

Alguien dijo: “Si tienes un espacio en tu espíritu, llénalo de música y canto”. Y Rabindranath Tagore (el Leonardo de la India) nos dice: “Querría hacer mi vida semejante a una flauta de caña, sencilla y toda llena de música”.

Fuente: http://www.cardon.com.ar/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here