El bruxismo, una amenaza dental

0
388

Por el odontólogo Hugo Rocha. Especial para La Banda Diario

El bruxismo es un hábito inconsciente de apretamiento o rechinamiento de los dientes  que está potenciado por ciertos estados emocionales como la ansiedad y el estrés.

Las consecuencias son múltiples, siendo las más importantes el desgaste dentario, contracturas, dolor muscular, disfunción de la articulación temporomandibular, dolor de cabeza, pérdida de la estética facial, sensibilidad de los dientes, fracturas dentaríais alteraciones del sueño.

Además, el bruxismo, por su grado de afectación muscular y articular, es un importante factor que contribuye al dolor orofacial crónico. Esta alteración puede afectar a todas las personas, hombres o mujeres, jóvenes o adultos e incluso a los niños.

Nos encontramos con dos tipos de bruxismo: el diurno y el nocturno.

El bruxismo diurno es el hábito de apretar los dientes durante el día, especialmente en situaciones de tensión emocional, es muy nocivo para las estructuras musculares y suele provocar contracturas y dolor muscular.

Para el bruxismo diurno se recomienda el control del hábito por parte del paciente. Ha de ser el propio paciente quien debe mentalizarse para detectar aquellos momentos en los que se encuentra apretando sus dientes. Puede ser que apriete mientras conduzca el coche, en el trabajo, en casa, etc.

Debe aprender a sustituir el hábito de apretar los dientes por otro tipo de movimiento que no sea nocivo.

El movimiento que se recomienda cuando se detecta el apretamiento de dientes es posicionar la punta de la lengua en el paladar, esta es una posición de relax mandibular que contrarresta el efecto nocivo de apretar los dientes.

El bruxismo nocturno es el hábito de rechinar los dientes mientras se duerme, es particularmente nocivo para las estructuras dentarias ya que provoca mucho desgaste de los dientes.

Para el tratamiento del bruxismo nocturno se utiliza un aparato intraoral denominado placa de relajación.

Se toman unos moldes de la boca del paciente y se construye, en resina acrílica, la placa de descarga que se ajustará, por lo general, a la arcada superior del paciente, la placa se utiliza de noche para dormir.

El objetivo de la placa de relajación es que aunque el paciente siga con su hábito de rechinamiento nocturno ya no desgastará sus dientes sino que desgastará la resina de la placa. La consecuencia del desgaste dentario por el bruxismo nocturno desaparece desde la primera noche en que se utiliza la placa.

Debido a que la ansiedad y el estrés son factores importantes en el mantenimiento de este hábito, se recomienda cualquier tipo de terapia para el control del estrés o la ansiedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here