El PBI acumuló en diciembre 10 meses seguidos en receso

0
247

El estimador de la consultora Orlando Ferreres del nivel general de actividad había acusado en el último mes de 2015 una suba de 2,1%. De ahí que entre extremos, un año después, cambió el ritmo de la economía a una contracción de 2,8%, esto es en cinco puntos porcentuales.

Entonces, la economía arrastraba un proceso de «enfriamiento» de la actividad agregada, tras el pico de crecimiento de 5,1% que anotó en junio. Por el contrario, en el curso de 2016 el ritmo de variación del PBI tuvo movimientos que desconcertaron a los técnicos del Gobierno, aunque no tanto a los consultores privados, porque luego de una fuerte contracción en el segundo bimestre, en comparación con los meses previos, y en el segundo trimestre en el cotejo con el año previo, se esperaba la llegada de los «brotes verdes». Sin embargo, con el inicio de la primavera, lejos de mejorar el clima de negocios, por el contrario empeoró.
Bienes y servicios se movieron a diferentes velocidades

El estudio privado estimó que «los sectores productores de bienes exhibieron una baja del 5,3%, producto del mal desempeño industrial y de la construcción, mientras que los productores de servicios cedieron 2,3% liderados por un sector comercial que padeció la caída del salario real».

Sobre 11 grandes ramas de actividad, en diciembre sólo una sobresalió con una reactivación de 7,7% del agro en su conjunto, en tanto entre más y menos uno se ubicaron la administración pública, servicios sociales y de salud, actividad inmobiliaria, transporte y comunicaciones y la industria.

Por el contrario, en el agregado año sólo tres sectores registraron un virtual estancamiento: administración pública, servicios sociales y servicios de electricidad, gas y agua.

Los economistas de la consultora privada destacaron que «si bien es importante notar que las variaciones mensuales registradas a lo largo  del último cuarto del año pasado fueron positivas (algo que no es menor de cara al futuro inmediato), una mirada en retrospectiva da cuenta de que la economía local se encuentra transitando por un período de estancamiento desde el año 2012».

Las expectativas para el corriente año son positivas, aunque se considera fundamental que «el Gobierno ahonde los esfuerzos para consolidar un proceso de expansión sostenido en el tiempo, sobre todo si se tiene en cuenta que el contexto internacional no será particularmente benévolo y presenta importantes signos de interrogación a mediano plazo», explican los técnicos de OJF.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here