El viceintendente pidió al Papa Benedicto XVI que derrame su bendición sobre sus hijos bandeños

0
466
Doctores Juan Pablo Cafiero, Luis Daud y Gustavo Coronel Villalba en la Embajada Argentina. (Foto gentileza Dr. Daud)

El viceintendente bandeño Luis Daud estuvo recientemente en la ciudad del Vaticano donde dejó una carta y un presente a su santidad el papa Benedicto XVI solicitando «derrame la bendición de Nuestro Señor Jesucristo sobre todos y cada uno de sus hijos de la ciudad de La Banda».

En la ocasión, el representante bandeño fue recibido por el embajador argentino ante el Vaticano doctor Juan Pablo Cafiero y el Caballero de la Orden Constantiniana de San Jorge y Secretario de Comisión de Derechos Humanos y Grantías de la Cámara de Diputados de la Nación, Gustavo Coronel Villalba.

La misiva dirigida a su santidad expresa lo siguiente: «La ciudad a la que represento, que es la segunda ciudad en importancia de la provincia de Santiago del Estero, está celebrando sus “100 Años” desde su declaración legislativa como tal y el inicio de su vida institucional como municipio, siendo destacable que su historia y su pasado se remonta mucho tiempo atrás, sin que haya precisiones históricas y científicas sobre su real origen.

Fue bautizada como la “Cuna de Poetas y Cantores” porque en ella nacieron poetas, cantores y escritores que le cantaron a la vida, al amor, a Dios y a su gente trascendiendo fronteras geográficas y culturales no solo de nuestro país sino también en todo el continente Latinoamericano.

Es en mi carácter de Viceintendente Municipal de esta centenaria ciudad y en representación de todos mis conciudadanos quiero hacer llegar esta carta a Su Santidad, con el pleno respeto que su investidura merece, a pedirle humildemente, derrame la bendición de Nuestro Señor Jesucristo sobre todos y cada uno de sus hijos, para que los ayude en su lucha diaria a seguir manteniendo firme los valores que nos hacen un pueblo respetuoso de sus costumbres y tradiciones, pleno de dones, creyentes, observadores de nuestra fe católica, la que es el motor que nos impulsa a seguir trabajando en busca de un futuro de paz, amor y trabajo para esta generación y las venideras.

Sirva la presente para manifestarle nuestros respetos y convicción devota de la obra de Dios en nuestras vidas y la de nuestros semejantes.

Sin otro particular, le saludo con atenta deferencia y el respeto que su investidura papal merece».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here