Minera francesa comenzará a vender litio y se suma a las de Catamarca y Jujuy

0
195

La minera francesa Eramine, instalada en la provincia de Salta, anunció que desde el mes de julio comenzará a producir y vender carbonato de litio, el mineral clave para la fabricación de baterías. Es la cuarta empresa que logra entrar en producción en el país, aunque hay más de 50 proyectos en camino. De esta forma, los salares de Salta empiezan a ser explotados al igual que los de Catamarca y Jujuy, las dos provincias argentinas desde dónde se extraía el mineral hasta hoy.

El objetivo de la empresa es producir 24 mil toneladas anuales. Ese volumen equivale a la mitad de lo que se declaró en el año 2023, cuando tres mineras (Livent, Alkem – hoy fusionadas en Arcadium Lithium – y Exar) informaron haber vendido 50 mil toneladas. La inauguración formal de la planta de Eramine y el inicio de producción está previsto para el 3 de julio.

La empresa hizo saber a través de sus voceros en el país que explora la puna salteña desde 2012. La construcción de sus instalaciones demandó una inversión de 603 millones de dólares. En 2021 los capitales de origen francés se asociaron con la empresa china Tsingshan, que actualmente posee el 49% del paquete accionario.

Sus instalaciones se hallan a 316 kilómetros de la capital de Salta, en el salar Centenario Ratones, perteneciente al departamento de Los Andes. Durante el período de construcción fueron contratados 1.600 trabajadores. Una vez finalizada la etapa quedarán alrededor de 350 empleados.

La empresa afirma, además, que cuenta con el apoyo de la comunidad Kolla andina de Santa Rosa de los Pastos Grandes, que reside en la zona. Varios de sus integrantes, aseguran, han conformado Pymes que figuran entre los 263 proveedores de la minera.

El modelo de negocios es similar al de sus competidores en la región: se asienta en un costo de producción aproximado de 4 mil dólares por cada tonelada de carbonato de litio, que luego cotiza, a valores de mercado actuales, a 14 mil dólares. Sin embargo, el precio del litio ha demostrado ser volátil: en diciembre de 2022 rozó los 90 mil dólares por tonelada, en 2023 promedió los 40 mil dólares, y en lo que va del año se mantuvo en torno a los 14 mil.

La demanda de litio, no obstante, tiene una proyección sólida a partir de la fabricación de automóviles eléctricos que demandan este insumo para sus baterías, además de computadoras y teléfonos celulares. Se estima que en 10 años todo el parque automotor en el mundo usará energía renovable, es decir, abandonarán el uso de combustibles fósiles.

Por esa razón, Eramine estima que la producción que iniciará en julio de 2024 se sostendrá por los próximos 40 años. Una particularidad del negocio de la minera francesa es el destino del producto obtenido: según pudo saber Infobae, el carbonato de litio que se producirá en las plantas de Salta no será enviado a ninguna fábrica de baterías sino que permanecerá en posesión de los accionistas de las mineras.

El impacto ambiental

Durante un encuentro organizado en la Ciudad de Buenos Aires, Constanza Cintioni, gerenta de Responsabilidad Corporativa de Eramine, explicó que una de las innovaciones que plantea el modelo de producción de esta minera es el método, diferente al utilizado en Jujuy y Catamarca.

El proceso de producción de carbonato de litio de la minera Eramine
En efecto, hasta el momento, el modelo de producción conocido consistía en el bombeo de salmuera desde las profundidades de los salares, líquido que luego es volcado en piletones de un tamaño similar a un estadio de fútbol para ser evaporado de modo natural. El material subyacente se procesaba en laboratorios para extraer carbonato de litio, el producto buscado. Todo ese proceso tarda alrededor de 18 meses.

Eramine utiliza un mecanismo distinto. En lugar de evaporar la salmuera en piletones, el material es trasladado directamente a la planta en donde se logra el mismo producto en 24 horas, con un grado de concentración superior. Esa innovación, destacó Cintioni, permite un reciclado del 60% del agua que se extraída inicialmente desde las napas subterráneas de los salares.

“Este proceso de extracción innovador y respetuoso con el ambiente sustituye el método tradicional de evaporación mediante piletas. Ha sido elaborado en cooperación con IFPEN (Instituto Francés del Petróleo y Nuevas Energías) y Seprosy. Una vez desarrollada en su sede de Trappes, cerca de París, la planta piloto se trasladó a Argentina, donde se puso en marcha con éxito en 2019″, explicó.

Fuente: infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here