Ricardo López Murphy: “Yo me sentía seguro cuando Bullrich era ministra”

0
302

El precandidato a diputado porteño por Juntos por el Cambio Ricardo López Murphy conversó con Odisea Argentina, por LN+, y criticó los dichos de Alberto Fernández en torno a la Organización de los Estados Americanos (OEA), quien -para él- habló de este organismo “como un escuadrón de gendarmería y como si fuera un sicariato”. En relación a esto, se mostró próximo a la política internacional de la administración anterior y, tras analizar la cercanía del Gobierno con Venezuela, Cuba, Nicaragua y Rusia, ironizó: “Nos falta ser socios de Bielorrusia”.

“Yo me sentía seguro cuando Patricia Bullrich estaba a cargo del Ministerio [de Seguridad], y no me siento así con [Sabina] Frederic”, dijo entonces, al señalar que “simpatizaba” con la presidenta del Pro por el “espíritu” que le transmitía a las fuerzas, su compromiso y valentía. Entonces, el economista planteó su preocupación por “el estado de indefensión absoluto” de la Argentina”, y remarcó que -desde el Gobierno- “Denigran a las fuerzas de seguridad arbitrariamente”. “Yo estoy orgulloso de los centinela de la patria”, remarcó entonces.

Además, López Murphy se expresó sobre la polémica en torno a las visitas que recibió el Presidente durante la cuarentena, escándalo que llamó “el vodevil de Olivos”. Según explicó, lo que lo “enoja” de esto es “la degradación y la desigualdad ante la ley”. “Cuando teníamos a los chicos sin clase y estábamos presos en nuestras casas, había ‘festichola’ en Olivos, pagada por los recursos de los contribuyentes”, remarcó.

La comparación del kirchnerismo con el nazismo

Al explicar por qué se sumó a la interna como parte de Juntos por el Cambio y ante la pregunta de si lo hubiera hecho también de ese modo si estuviera Mauricio Macri al frente del Pro, López Murphy aclaró que hablaría con “cuidado y respeto”, y entonces lanzó: “Churchill decía que, para terminar con Hitler, tenía una amplia gama de alianzas; y para vencer a los Kirchner, yo no tendría ningún problema con Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta o Mario Negri. Comprendo que debemos hacer la alianza más grande que se pueda hacer, por eso yo creía que a [José Luis] Espert había que incorporarlo en la provincia porque creo que no hay que dar ninguna ventaja”.

Por el contrario, se distanció de Javier Milei: “Él tiene una visión de que el sistema político argentino está totalmente corrompido, y pone en el mismo plano al kirchnerismo y a la oposición. Yo ahí veo una distancia inmensa”.

“Tenemos el problema del odio a la ciudad de Buenos Aires”

En su análisis sobre la situación económica argentina, López Murphy cuestionó “el problema del odio al mérito, al esfuerzo, al talento y a la ciudad de Buenos Aires”. “En esta crisis la ciudad fue la que más sufrió porque produce servicios culturales, de esparcimiento, gastronómicos y hoteleros. Es la que más se contrajo, y el Gobierno la depredó”.

En otro tramo de la entrevista, se refirió al “mérito” al hablar sobre la lista que lo acompaña en las elecciones legislativas: “Es una lista meritocrática, todos son de primera, han sido chequeados con mucho cuidado y son gente muy destacada en distintas facetas. Muchos de ellos son admirables y a mí me conmueven”.

Para él, se trata de gente “comprometida con la república”. “No nos llamamos ‘Republicanos’ en broma”, dijo entonces, y destacó que requiere “coraje” acompañarlo en estos comisiones: “Nadie ignora la desproporción del aparato que enfrentamos, yo no soy ingenuo, pero vamos a librar una batalla inolvidable”. Y subrayó: “En estas elecciones, nos jugamos el todo por el todo”.

“La fiesta populista” y el “mamarracho” de Cuba

Además, el líder de Republicanos Unidos se refirió a la crisis de 2001, y reflexionó: “En la primera década de este siglo, probablemente, se desperdició la mejor oportunidad que tuvo la Argentina en toda su historia en una fiesta populista que nos ha costado enormemente”. Y añadió: “Lo más importante que perdió el país es la racionalidad en su organización económica”.

López Murphy fue más allá: “Nadie piensa en un esquema de planificación centralizada, eso se ha dejado de lado salvo por algunos mamarrachos como Cuba o Corea del Norte”.

“Vivimos una situación deleznable de capitalismo de amigos”, dijo más adelante. Y enfatizó: “No hay sociedad pluralista si no hay clase media; por eso la democracia republicana, ese sistema que tanto aborrece Cristina se ha desarrollado en un ambiente de amplísimas clases media. ¿Por qué acá es tan difícil eso? Porque acá está el dedo de Cristina”.

Sobre este punto, el precandidato a legislador porteño criticó “los impuestos, las regulaciones prohibitivas y la legislación laboral intolerable” aplicadas sobre las PyMEs. Para él, esto “destruye” esta “base dinámica de la sociedad y de la economía”, y definió: “El Gobierno está haciendo un ‘PyMEcidio’”.

LA NACION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here