Felipe Rojas

0
907
Nació en La Banda el 23 de agosto de 1939. Miembro de la asociación María Adela Agudo, la Sociedad Argentina de Escritores y el Centro Bandeño de Investigación y Letras.
Tiene premios provinciales en poesía. Algunos de sus poemas fueron incluidos en Santiago del Estero, poesía ´69 y Santiago, 7 poetas (1972) de la cual es compilador. Entre sus libros figuran Tiempo de sol y soledad (poesía; 1980) y El Canto de la Micorriza (2006). Autor de composiciones folklóricas, que difunden destacados intérpretes de la música tradicional argentina.
Colaborador en El Liberal, Polen de Catamarca; Cuadernos de Cultura Santiago del Estero. Dio a conocer en Villa Dolores (Córdoba, 1971) su plaqueta “Río de Carnaval”. Obtuvo premios literarios, entre ellos: segundo premio provincial de poesía (1968); Primer Premio en el primer concurso de poesía y cuento del interior (poesía, 1976), además de numerosas distinciones por trabajos de carácter folklórico.
Falleció el 26 de junio del 2011. A los 71 años.
Tomado de la Antología de poetas santiagueños de Alfonso Nassif (inédita todavía).
Río de carnaval
Huyó hacia el sol
tu enero de ríos,
cuando el silencio hurgaba
las horas sumergidas.
No debieron crearte los enamorados
del viento.
Ni los otros, aquellos castos del remanso
Ellos fueron la tarde,
un libro de cristal en las arenas,
nosotros el esfuerzo de aprender melancolías.
Vayan por mi sombra
a juntar el sueño de las piedras.
No arrojen tanta pena,
que se apaga de celos el verano.
Espero donde termina el sonido
midiendo tus orillas de nutria.
Busquémonos suavemente y que lloren de una vez
las golondrinas.
Al norte de la tierra, horizontales indios
derrumban sus malones.
Qué ganas de morir lleva el querernos
con tu manera infértil de sembrar el agua.
Alcánzame la noche, voy a lustrar el corazón del cielo.
Se disfraza la tarde de últimas palomas, y muero.
Ahora descubro tu difícil pollera de innumerable vidas.
Guitarras morenas tocan mi resurrección celeste
y vengo a salpicar tu cuerpo.
Arrima el carnaval a tu regazo de tumbas.
Sabes que el amor, tu amor dolido
ahoga en el fondo de las hembras
un hombre innecesario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here