La crisis borró las sonrisas de los clubes: Silva fue a Agremiados por su deuda

0
392

La crisis económica de los clubes del fútbol argentino suma un nuevo eslabón: los futbolistas. El talento del torneo local corre peligro de extinción si no aparecen los billetes a corto plazo. Banfield es uno de los casos emblemáticos: el presidente Eduardo Spinosa denunció que la AFA le debe $20 millones. Sin ese dinero, la entidad del sur bonaerense no puede afrontar los contratos de sus futbolistas. Y éstos, profesionales, amenazan con irse.

El primero en hacerlo fue el uruguayo Santiago Silva. El goleador y referente del plantel intimó al club por la deuda que mantiene con él y hasta acudió a Futbolistas Argentinos Agremiados para asesorarse. En el medio, Universidad Católica, de Chile, quiso llevárselo. Spinosa remitió a los trasandinos a la cláusula de rescisión que figura en su contrato: US$ 10 millones. El interés desapareció. Y Silva explotó. «La situación del club no está bien. Los más grandes estamos más atrasados. Decir eso no es acertado. No está en condiciones de decir algo así cuando tenés al club cuatro meses y medio atrasado», protestó Silva en TyC Sports. Y añadió: «Estamos viviendo el peor momento. Hay muchos chicos que vienen todos los días y no llegan a fin de mes. Cuando hablamos de dinero hablamos de familia, del colegio de los chicos», denunció el delantero en TyC Sports.

El presidente retrucó y defendió los intereses del club: «Silva no puede irse cuando quiera, ésta no es la vieja dirigencia. Nos mandó una carta documento intimando al club, pero si se va, a Banfield le tiene que quedar algo». Walter Erviti, capitán y máximo referente del plantel del Taladro, pasa por una situación parecida a la de Silva. En su caso, lo quiere Independiente, cuyos dirigentes decidieron no iniciar las gestiones si eso complica la actualidad de Banfield.

Hasta tanto el Comité de Regularización no haga efectivo el pago de los $ 350 millones que les adeuda a los clubes desde diciembre, los casos de Silva y Erviti se multiplicarán. En Sarmiento, por ejemplo, no pudieron retener a Kevin Mercado y Bruno Vides, quienes emigraron a Ecuador por temas económicos. Ante la certeza de un semestre «complicado», hasta el entrenador del conjunto juninense, Jorge Burruchaga, decidió dejar el cargo. Y lo reemplazó Fernando Quiroz.

La crisis golpea a los clubes que viven con lo justo y no hacen locuras a la hora de contratar futbolistas. Son los equipos de la clase media y media baja de primera que suelen encajar sus presupuestos de fútbol con lo que ingresan de la televisión. En la AFA creen que el asunto se solucionará la semana próxima, y que tendrán el dinero para transferirles a las entidades en problemas. La clave es saber quién le cede a la entidad madre del fútbol argentino esos millones. La AFA hace rato que no tiene autonomía financiera: su descubierto con los bancos ronda los $10 millones. Y todos los intentos por conseguir un crédito puente (con bancos locales y hasta extranjeros, como intentó el presidente Armando Pérez en Bahréin) fracasaron.

En estos días debería haber una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo. Estarán citados la AFA, los clubes, Futbolistas Argentinos Agremiados y el Gobierno. Incluso hay quienes pretenden mandar un correo electrónico a Suiza y hacer que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, esté al tanto de la complicada situación del fútbol argentino.

El panorama actual del fútbol argentino hace que parezca una utopía el reinicio del torneo de primera división, previsto originalmente para la primera semana de febrero. En la AFA ya se habla de una postergación para la segunda semana. Y puede que sea necesario más tiempo para que las finanzas de los clubes muestren algo de orden.

La situación empeora en el ascenso. El martes, la mesa directiva de la B Nacional, la segunda categoría del país, comunicaría que su torneo no empezará en tiempo y forma. Y que la pelota no rodará hasta que los problemas de fondo (crisis económica e institucional; creación de la Superliga) no tengan una solución definitiva.

En este contexto, la AFA publicó un listado de clubes que están en condiciones de incorporar refuerzos. Son entidades desde la primera división hasta los torneos federales. Los que estén inhibidos deberán consensuar con el Comité de Regularización un plan de pagos de toda la deuda. Una vez que eso esté acordado se liberará el permiso para reforzarse. El lunes, los clubes podrían enterarse de un dato extra: si están inhibidos y quieren incorporar, deberán pagarle a la AFA el 15% de lo que le deben. Y deberán hacerlo en efectivo.

La Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here