Monseñor Bokalic pidió por el pan de la justicia independiente para restaurar las heridas

0
229

Este domingo, la comunidad de la parroquia Santiago Apóstol celebró la fiesta en honor a su Santo Patrono. Los festejos contaron con la presencia de los sacerdotes de las parroquias de La Banda como así también del obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, Vicente Bokalic; precisamente el prelado en su homilía pidió por el pan de la justicia independiente para poder restaurar las heridas. Además invitó a los fieles a preguntarse, «¿Somos libres para manifestarnos o tenemos miedo?».

Un año más, la pandemia limitó los festejos en honor al Apóstol Santiago; sin embargo a lo largo de la novena desarrollada en las pequeñas comunidades, los fieles mostraron su fervor y amor a Santiago.

Este domingo, Santiago Apóstol recorrió las calles de la ciudad. En la ocasión realizó dos paradas: la primera fue al frente del Departamento de Seguridad Ciudadana N° 4, en donde se rezó por el bienestar de las fuerzas de seguridad.

Luego se dirigió al Centro Integral de Salud Banda, en donde se pidió por todo el personal de salud y especialmente por los enfermos internados en el nosocomio.

Posteriormente, la imagen se trasladó a un geriátrico. El momento fue oportuno para elevar una oración a Dios y pedir por la salud de los abuelos.

Tras ese momento, Santiago Apóstol retornó al templo, para dar inicio a la celebración Eucarística.

En su mensaje monseñor Bokalic destacó, «que lindo es quedarnos en los detalles de este milagro (la multiplicación de los panes) que fue descubrir el hambre del pan material, pero Jesús va más allá, el hambre espiritual que se sacia con el trabajo, con el compartir».

Seguidamente resaltó, «la pandemia ha dejado al descubierto muchas necesidades. Hay muchos hermanos que tienen hambre de un trabajo digno para que el poder de turno no nos maneje como quiera».

«Hambre de pan verdadero que nace de la laboriosidad, del estudio, del emprendimiento no de las migajas», sostuvo el prelado santiagueño.

Bokalic explicó que la iglesia, a través de las pequeñas comunidades, asiste a las personas para paliar las necesidades primarias porque todos tenemos derecho a ello», aañdió.

Por otra parte afirmó, «el pueblo está hambriento de uina justicia independiente. Uno ve situaciones que se van repitiendo y que nuncfa terminan de aclararse, como ser el caso Marito y tantos otros que esperan ser esclarecidos».

Más adelante monseñor Bokalic preguntó, «¿somos libres para manifestarnos o tenemos miedo?. Crecer en la libertad es lo que necesitamos. Esa libertad que nos obsequió Jesús con su muerte».

El obispo diocesano consideró que el hambre más profundo (el de la justicia), «nos tiene oprimido, silenciados, y Jesús nos sacia con el verdadero amor que nos da la familia».

Finalmente Vicente Bokalic instó a los fieles a no tener, «miedo como tampoco lo tuvo Santiago. Salgamos a transmitir valores y pongámonos a disposición de Jesús».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here